«Nunca he conocido a un hombre tan ignorante que no pudiera aprender algo de él». Galileo Galilei considerado como el «padre de la astronomía moderna», nació el 15 de febrero de 1564 y murió en 1642 (a los 77 años). Fue un  astrónomo, filósofo, ingeniero,​ matemático y físico italiano del siglo XVI y XVII. Principalmente reconocido por: su gran variedad de observaciones astronómicas: observando las fases de la Luna, descubrió que este astro no era una esfera translúcida y perfecta como afirmaba la teoría aristotélica; descubrir los cuatro principales satélites de Júpiter (denominados actualmente «satélites galileanos» en su honor); construir su propio telescopio, superando en poco tiempo la resolución y posibilidades del instrumento original, gracias a ellos, comenzó a observar los astros y aglutinar pruebas que acabarían apoyando la teoría heliocéntrica (La teoría heliocéntrica de Nicolás Copérnico, consistía en que la Tierra giraba alrededor del Sol y no al revés, como en su época se creía). Con tanta imprudencia como entusiasmo, Galileo hizo públicos sus resultados aún sabiendo que contradecir la teoría geocéntrica podría llevarle ante la Inquisición por herejía. Y así fue como, poco antes de morir tuvo que retractarse y negar la verdad para no acabar quemado en la hoguera. Dicen algunos historiadores, que en voz baja, justo después de abjurar, murmuró la famosa frase: «Eppur si muove» (en español: «y sin embargo, se mueve») refiriéndose al movimiento de la Tierra alrededor del sol.

#LaTécnicaEstudiaEnCasa

Por: Santiago Barrios – 5°Año – Especialidad COMPUTACIÓN